AUTOS RAQUEL- BIENVENIDOS

AUTOS RAQUEL

AUTOS RAQUEL- BIENVENIDOS

 

sss

Todo hombre está orgulloso de abrir la puerta de su garaje y ver su máquina brillante y diciendo “hola” como si desesperadamente estuviera pidiendo un acelerón. Ahora imagínese que su garaje fuera del tamaño de un hangar para aviones, lleno de los coches más deseados del mundo. Desde maquinas veloces hasta los modelos clásicos con casi un siglo de historia.

Los coleccionistas de automóviles son hombres con un hobby muy caro, pero capaces de convertirse en niños cuando entran en sus maquinas. Hay miles de caballos de fuerza, siglos de historia dentro de los motores, millones de dólares en acero y un solo dueño.

Conozca los 5 coleccionistas de autos de los que seguramente le encantaría ser el mecánico.

Jerry Seinfeld

Créeme, el comediante más famoso en los Estados Unidos es un fanático de los Porsche y suele alquilar un hangar en un aeropuerto de California sólo para guardar sus máquinas. Dicen que su colección es tan inmensa que sólo compite con la de Porsche que se encuentra el museo en Stuttgart, Alemania. Tiene varios de los clásicos modelos 911 de diferentes años, diez Porsche Boxters (uno de cada color) y también el raro Porsche 959 (estimado en USD$ 700,000).

Ken Lingenfelter

Esta financiero americano aprovecho nada menos que los USD$ 500 millones que obtuvo después de vender su compañía para expandir su afición por los muscle cars y los superdeportivos. En poco tiempo, se convirtió en uno de los mayores coleccionistas de Estados Unidos con raros Corvettes, Dodges, Impalas, Camaros y máquinas como Bugatti Veyron e incluso un Enzo Ferrari. En este video se puede hacer un recorrido a través de “modesto” garaje de de Ken.

Ralph Lauren

El famoso diseñador cree que un buen coche puede vestir tan bien como una buena ropa. Su colección de coches clásicos antiguos incluye modelos de Ferrari, Jaguar, Porsche, Alfa Romeo, Mercedes-Benz y Bentley. Es una de las colecciones más valiosas del mundo. Sólo su Bugatti Atlantic 1936 está valorado en 30 millones de dólares y es considerado uno de los coches más caros del mundo. En 2010, una subasta de caridad ofrecia la oportunidad de ver la colección de la compañía de Ralph Lauren (el garaje es tan secreto que nadie sabe a ciencia cierta cuántos coches tienen el estilista). El afortunado ganador de la subasta lo hizo con una oferta de 150,000 dólares